Noticias

Ciudauto, Concesionario Oficial Citroën en Ciudad Real

CITROËN: UNA HISTORIA DE CONFORT

CITROËN: UNA HISTORIA DE CONFORT
Viernes, 27 de octubre de 2017
  • Citroën es una marca pionera en materia de confort. Pocos constructores automovilísticos pueden presumir de una historia parecida de innovaciones en este campo.
  • El confort es un sello de identidad de los modelos de la marca desde que el primer Citroën salió a las calles en 1919.

 

Históricamente, el concepto de ‘confort’ se ha orientado al desarrollo de asientos más cómodos y con más agarre, y sistemas de suspensión que absorben los baches y las irregularidades del terreno y aislan a l@s pasajer@s de las peores superficies.

 

En la actualidad,  el confort se refiere a un conjunto más amplio de elementos. El enfoque moderno de confort ha visto la llegada de nuevos materiales y avanzadas tecnologías para crear nuevas experiencias tanto para la persona que conduce como para l@s pasajer@s.

 

Para afianzar este enfoque del ‘confort Citroën’ en el siglo XXI, la marca ha decidido enmarcar su experiencia en este campo en un nuevo proyecto de desarrollo: el programa Citroën Advanced Comfort®. Este programa busca definir una nueva dimensión del confort en los vehículos, y persigue cuatro objetivos para aumentar el confort en sus últimos lanzamientos:

  • Confort de conducción, eliminando las interferencias exteriores para una marcha suave y tranquila en un habitáculo silencioso y protegido.
  • Confort de vida a bordo, con espacios prácticos para guardar objetos, ingeniosas funcionalidades y un espacio amplio.
  • Confort funcional, permitiendo una conducción más cómoda con tecnologías intuitivas, ayudas a la conducción y conectividad.
  • Confort de mente, asegurando la tranquilidad de la persona que conduce y de l@s pasajer@s, con una clara visualización de la información y un ambiente interior relajado para mejorar el agrado de conducción.

 

Citroën ha puesto siempre el acento en la suspensión y en los asientos, dos aspectos esenciales para el confort de marcha. Sin embargo, el enfoque moderno del programa Citroën Advanced Comfort procede directamente de un buen número de sus innovaciones anteriores en materia de confort. A lo largo de su historia, ha sido pionera en toda una serie de innovaciones de confort, muchas de las cuales han contribuido al concepto moderno de confort en Citroën.

 

Hoy, se habla de ergonomía, de comodidad en la marcha y de comportamiento en carretera, de practicidad y de polivalencia, incluso del ambiente que reina en el interior del habitáculo: todos ellos elementos fundamentales que contribuyen al confort del vehículo, tanto para la persona que conduce como para l@s pasajer@s. Desde hace casi un siglo, Citroën constantemente ha establecido nuevos estándares en cada uno de estos aspectos, para mejorar el confort y el agrado de conducción. Entres sus innumerables innovaciones se encuentran la famosa suspensión hidroneumática, los mandos ergonómicos, la disposición de los asientos, la baja resistencia aerodinámica (de ahí su silencio), la arquitectura revolucionaria de sus vehículos, y los nuevos materiales utilizados en el interior, todo al servicio del confort.

 

Cada uno de los temas que abarca el programa Citroën Advanced Comfort® se apoya en las innovaciones históricas que han contribuido a la reputación de confort que Citroën se ha forjado en los últimos 98 años.

 

 

01 – CONFORT DE CONDUCCIÓN

 

Citroën no ha dejado de introducir innovaciones que aislan el interior de sus coches del mundo exterior. Una conducción cómoda es propicia de una conducción segura y el confort de l@s pasajer@s es tan importante como el de la persona que conduce. Desde sus orígenes, Citroën ha establecido estándares industriales en materia de confort de conducción. Ha creado nuevas tecnologías e introducido nuevos elementos para hacer el interior de todos sus modelos lo más confortable, relajado y refinado que fuera posible.

 

En los comienzos del automóvil, los coches carecían de confort. Sin embargo, con la llegada en 1919 del primer modelo producido realmente en serie en Europa, el Citroën Tipo A, Citroën creaba un coche que ofrecía más equipamientos, mayor confort y nuevos lujos, como el encendido eléctrico, asientos acolchados, y faros eléctricos. El Tipo A tenía un sistema de suspensión revolucionario, a base de muelles elípticos invertidos que fueron ajustados para actuar en colaboración entre sí, eliminando la necesidad de amortiguadores. Ya en aquella época la conducción y el comportamiento en carretera del Citroën ofrecía una mayor calidad de confort.

 

Con el lanzamiento del Citroën Tipo C en 1922, André Citroën buscaba hacer el coche aún más confortable. Quería que las personas pudieran sentarse cómodamente en sus coches, en asientos confortables; y no en un asiento duro. Incluso tuvo en cuenta a las mujeres conductoras y sus preferencias, mucho antes de que otros fabricantes se deshiciesen de prejuicios de género que privilegiaban a los hombres. Las mujeres apreciaron el Tipo C por su conducción fácil y ligera, y  porque, además, el acceso era más fácil teniendo en cuenta la moda de la época. Algunos anuncios de Citroën en aquel momento llegaron a estar dirigidos a las mujeres compradoras.

 

La reputación de confort de los Citroën superó las fronteras francesas. A principios de los años 20, los vehículos Citroën fueron usados como taxis, no solo en París, sino también en Londres. El Tipo C, del que se produjeron más de 80.000 unidades, democratizó el automóvil, y llegados los años 30, incluso el Papa Pio XI había hecho el pedido de un Citroën, basando su decisión en su reputación de confort.

 

Los modelos Citroën se habían declinado en una gama completa desde el alto de gama hasta pequeños modelos familiares, todos estaban unidos por un elemento común: todos incluían innovaciones. Durante los años 20, Citroën produjo coches de carrocería de acero, como el B10, que proporcionó una estructura más rígida para un mejor aislamiento del interior respecto a la carretera y del entorno del coche. El B14 de 1926, contaba con nuevos frenos servoasistidos, una importante innovación, que permitía reducir más fácilmente la velocidad.

 

André Citroën estaba convencido de que un mayor confort era la clave del éxito. En 1928, introdujo las series AC4 y AC6, que ofrecían accesorios más lujosos. Estos fueron seguidos por el C6 Berlina en 1929, que ofrecía una serie de ayudas a la conducción y de detalles lujosos para l@s pasajer@s en un cuerpo fuerte.

 

Citroën fue el primer constructor en Europa en montar sus motores sobre bloques de goma para reducir las vibraciones en el interior, creando el conocido como ‘Motor Flotante’. A menudo considerado un invento americano, la idea fue de hecho, de dos franceses. Los modelos C4, C6, y ‘Rosalie’ pronto lo adoptaron y André Citroën, un auténtico genio del marketing, pidió adornar todos los modelos con un símbolo que representaba a un cisne, símbolo de una marcha serena.

 

En la era del lujo y del estilo, estos coches abrieron camino a una de las mayores innovaciones en materia de confort, seguridad y conducción. En 1934, Citroën lanzó un modelo que ofrecía un buen número de elementos inéditos, que causó sensación: el Traction Avant.

 

 

TRACTION AVANT – LA PRIMERA CARROCERÍA MONOCASCO DEL MUNDO PRODUCIDA EN SERIE

 

Con el Traction Avant, Citroën creó el primer coche familiar del mundo producido en serie, con tracción delantera, carrocería monocasco, que se distinguía por sus líneas aerodinámicas.

 

La revolucionaria carrocería monocasco de acero soldado del coche, más rígida y segura, transformó para siempre el confort de conducción y el comportamiento en carretera. Introdujo nuevos estándares de rigidez de giro a nivel del diseño de la carrocería, beneficiando en gran medida la calidad del viaje, mientras también aislaba al motor del habitáculo para reducir el ruido y las vibraciones.

 

El Traction Avant ofrecía una supensión delantera independiente, un avanzado diseño de suspensión trasera, y frenos hidráulicos. Incluía un confortable y ergonómico habitáculo con un nuevo tipo de asientos, mientras que su suelo plano y la ausencia de túnel de transmisión ofrecía más espacio para que l@s ocupantes del asiento delantero pudieran relajarse.

 

El modelo inauguró los nuevos neumáticos ‘Pilote’ de Michelin, con flancos reforzados para mejorar aún más el confort de marcha. Estos fueron los primeros neumáticos del mundo de perfil bajo en 1937, en los que la profundidad de sus flancos era el ochenta por ciento del total de la banda de rodadura, y sin embargo el confort de marcha y la adherencia se veían mejorados.

 

Este modelo ofrecía un agrado de conducción inédito para una berlina, con una dirección de una calidad innegable, un motor situado más bajo en una carrocería musculosa y afilada y, para l@s pasajer@s, un confort de marcha sin igual. Ningún vehículo del mundo superaba al Traction Avant en términos de conducción y confort. 

 

El Traction Avant era tan avanzado para su época que se mantuvo en producción durante más de dos décadas. Después, a principios de los años 50, el Traction Avant 15H inauguró la primera versión de un nuevo tipo de suspensión hidroneumática. El Traction Avant fue reemplazado por el emblemático DS 19.

 

 

DS Y SU SUSPENSIÓN HIDRONEUMÁTICA

 

Presentado en el Salón de París de 1955, el DS 19 ofrecía una revolucionaria carrocería aerodinámica que reducía el consumo de combustible, así como el ruido y mejoraba la estabilidad. Su auténtico avance tecnológico era el sistema de suspensión hidroneumática, nunca antes visto. Con su confort de marcha semejante al de una ‘alfombra voladora’ que abosrvía las imperfecciones incluso de las carreteras en peores condiciones, esta suspensión era el elemento que distinguía a este modelo, un avance técnico totalmente nuevo desarrollado por Citroën.

 

El sistema de suspensión hidroneumática creaba un ‘colchón de aire’ sobre el que rodaba el DS, y fue adaptado para toda una gama de vehículos que lo siguieron. Concebida por Paul Magès, la suspensión presentaba una bomba impulsada por un motor, que enviaba a alta presión el aceite mineral líquido en las esferas llenas de gas inerte, y  puntales autonivelantes en cada rueda. Sin muelles, el sistema eliminaba la dureza del metal contra metal. El mismo sistema accionaba los frenos y la dirección, e incluso llego a cambiar las velocidades.

 

La suspensión hidroneumática también permitía a la persona que conducía subir y bajar la altura de la carrocería a voluntad, haciendo posible que el DS se aventurara en pistas, barro, hielo y nieve. El DS podía incluso elevarse a sí mismo a modo de gato en caso de pinchazo.

 

El DS no solo circulaba de una forma que lo hacía único, aislando a l@s ocupantes de vibraciones y de la fatiga provocada por el comportamiento ‘normal’ de suspensión, sino que su suspensión también aseguraba que estuviera nivelado en todo momento: el cabeceo se limitaba en las curvas y su equilibrio aerodinámico se mantenía constantemente.

 

Otros fabricantes siguieron los pasos de Citroën, como Rolls-Royce y Mercedes-Benz que se inspiraron en ella para dotar de suspensiones neumáticas a sus modelos más avanzado el siglo.

 

El modelo emblemático de Citroën de la serie DS 19-23 no fue el único que puso el acento en el confort. Otros modelos Citroën, tanto de alta gama como para el gran público, se beneficiarían de las lecciones aprendidas en el desarrollo de la suspensión.

 

Fabricado entre 1970 y 1975, el SM era un coupé de dos puertas con suspensión hidroneumática, que priorizaba el confort y el estilo. La suspensión hidroneumática del SM fue adaptada para la clase GT, aportando una marcha más firme y menos balanceo, pero manteniendo un confort excepcional.

 

El GS, Coche del Año en Europa en 1971, fue elogiado por los medios por su marcha de ‘limusina’ y comparado directamente con los vehículos más confortables del mundo en aquel momento. Citroën también aplicó el famoso sistema de suspensión en el CX, la primera auténtica berlina en el mundo con cuatro plazas, cuatro puertas y una suspensión hidroneumática. El CX, elegido Coche del Año en 1975, fue declinado en una gama que incluía la versión alargada ‘Pallas’, las variantes deportivas GTI y Turbo, y un modelo ‘Prestige’ con una larga distancia entre ejes utilizado por presidentes, VIP y celebrities en todo el mundo.

 

El sistema hidroneumático alcanzó su cénit con el refuerzo de la electrónica en los años 90. La suspensión ‘Hidractiva II’ del XM introdujo más control electrónico del confort de marcha, antes de ser perfeccionado en el Xantia Activa, que fue reverenciado por l@s conductores/as y por la prensa especilizada en motor por eliminar el balanceo y el cabeceo de la carrocería. Más tarde, los C5 Hidractive III+ y C6 incrementaron todavía más la fama de Citroën estableciendo nuevos estándares en materia de confort de conducción.

 

Hoy, la tecnología moderna inventa nuevas formas de perfeccionar la calidad de rodaje de los Citroën. Presentada en el C5 Aircross, la suspensión con Amortiguadores Progresivos HidráulicosTM (Progressive Hydraulic CushionsTM – PHC), cuenta con amortiguadores inteligentes, dispositivos de control de las vibraciones acústicas, y topes de distensión ultrareativos para eliminar las imperfecciones de la carretera de una forma más efectiva. Mientras que los sistemas de suspensión clásicos se componen de muelles, amortiguadores y topes mecánicos, la suspensión con Amortiguadores Progresivos HidráulicosTM de Citroën añade dos topes hidráulicos, uno de extensión y uno de comprensión, a un lado y otro.

 

 

LA PERFECCIÓN PALLAS

 

La famosa calidad de rodaje de los Citroën y la obsesión de la marca por reducir los ruidos, las vibraciones y la dureza, no nacieron con el DS y su suspensión hidroneumática. Ni tampoco la calidad de marcha y el confort excepcionales son exclusivos de ese sistema. Las características del habitáculo también cuentan para el confort de conducción.

 

Desde las versiones ‘Gran Lujo’ de los primeros Citroën, hasta los acabados altos de gama del ‘Pallas’, que han sido declinados después en varios modelos, no hay ninguna duda de que el confot real de conducción mejora con equipamientos y accesorios interiores más lujosos.

 

El nivel de acabado ‘Pallas’, por ejemplo, se inauguró en el DS, con un nombre derivado de la leyenda de la diosa Atenea. Las ediciones Pallas del DS, del GS y del CX y de otros modelos adoptaron particularmente nuevos materiales de acabados lujosos, equipamientos interiores con líneas perfectamente esculpidas, y asientos concebidos para el relax. Combinando un confort de conducción real con el máximo estilo, el Pallas introdujo niveles de confort inigualables.

 

ASIENTOS

 

Incluso los Citroën más ‘convencionales’ tienen asientos que ofrecen un plus con respecto a los vehículos de otros fabricantes. El compromiso de Citroën de ofrecer asientos confortables no nació ayer: estos asientos son más blandos que los de muchos rivales, aporando un buen apoyo para evitar el dolor de espalda en viajes largos.

 

En el DS, Citroën focalizó su compromiso de confort especialmente en los cojines de asiento del vehículo, en los que los niveles de densidad y de recuperación de la espuma ‘Dunlopillo’ fueron concebidos para crear una simbiosis con las características de la suspensión. Pero Citroën se había centrado en el confort mucho antes de la revolución que supuso el DS. Los modelos Citroen de los años 20 disponían ya de espléndidos asientos. Más tarde, una de las muchas innovaciones del Traction Avant de 1934 fue un nuevo diseño del armazón del asiento y del cojín. El 2CV introduce una primicia en su segmento con sus asientos tipo hamaca, que no solo eran muy cómodos sino también extraíbles.

 

Los asientos Dunlopillo cuidadosamente ajustados serían también adoptados por los sucesores del DS 19. Para los GS, CX, SM y BX, Citroën creó asientos ultraconfortables que ofrecían amortiguación suave y apoyo para el muslo y las piernas, así como un relleno lumbar. Citroën guarneció estos modelos con su tela especial ‘Jersey’, proporcionando un mayor confort e inaugurando nuevos materiales para el gran público. Estos asientos eran tan cómodos como parecían.

 

Con un generoso espacio para las piernas de l@s pasajer@s de las plazas traseras, el CX Prestige fue el primer Citroën en estar equipado con asientos tipo ‘salon’ en la parte trasera, inspirados en el sector de los jets privados, junto a reposapiés elevados para un máximo confort. En consonancia con su descripción ‘grand tourer’, el SM ofrecía asientos reclinables de cuero diseñados para mimar y sujetar a l@s pasajer@s en todo tipo de trayectos. Más tarde, el Citroën C6, fabricado entre 2006 y 2012, estaba equipado con asientos traseros con estilo de primera clase reclinables eléctricamente. L@s pasajer@s de las plazas traseras podían también deslizar hacia delante el asiento del pasajero delantero para crear su propio espacio lounge. El C4 Cactus introdujo el concepto de asiento tipo ‘sofá’, una brillante adaptación de los ‘bancos’ delanteros de los modelos clásicos.

 

Citroën no ha dejado de concebir asientos que retoman características tradicionales con adornos de acabados especiales, funciones inéditas y detalles de seguridad reforzada. En la actualidad, las suspensiones y estructuras punta van acompañadas de todo un abanico de funciones interiores, como la regulación lumbar, asientos con función de masaje eléctrico, reposapiés extensibles eléctricos, e incluso una función ‘relax’. Para Citroën, el confort de conducción es tan importante hoy como en sus orígenes.

 

 

02 – CONFORT DE VIDA A BORDO

 

Este aspecto de la filosofía de confort de Citroën engloba las ideas de practicidad y polivalencia para hacer la conducción y el viaje aún más agradables. Cuanto más fácil es un coche para el día a día, más agradable y cómodo será para su propietari@. El desarrollo de coches que ofrezcan el máximo ‘confort de vida a bordo’ es una inquietud constante en toda la historia de Citroën.

 

Hace mucho que Citroën destaca los beneficios de la disposición adaptable de los asientos y de disponer del máximo espacio posible a bordo y para guardar objetos. En 1923, el Tipo B2 ofrecía a las personas la opción de elegir entre más asientos o una mayor capacidad para el equipaje, iniciando el camino hacia un habitáculo modular. El Tipo C3 ‘Torpedo’ era un biplaza que ofrecía un tercer asiento plegable detrás de la persona que conducía, creando más capacidad para el equipaje o espacio para pasajer@s en función de las necesidades. En 1924, el ‘Trèfle’, una nueva configuración de tres plazas, fue introducida con un tercer asiento fijo montado en el medio del habitáculo detrás de los dos asientos delanteros, con espacios de carga a ambos lados.

 

En los años 30 y más adelante, el Traction Avant ofreció diferentes disposiciones de asientos. Entre ellas un modelo de siete plazas con una distancia entre ejes larga, y con una variante con una puerta trasera tipo portón del maletero, que posiblemente fue la primera berlina con portón del maletero de serie en el mundo.

 

También el 2CV, un modelo considerado ‘básico’, contaba con avances técnicos a nivel de suspensión, de fabricación y de un habitáculo modular adaptable. Con asientos desmontables, un techo que se podía abrir, suelo plano, y un espacio de carga extensible, se podría decir que el 2CV es el automóvil que inició la tendencia de una disposición funcional o tecnológica del habitáculo, hace más de medio siglo.

 

Tanto el DS como el CX tuvieron versión ‘break’, ofreciendo el máximo confort de vida a bordo gracias a la diposición ingeniosa de los asientos, mucho antes de las tendencias más actuales de modelos de seis o siete plazas. El CX Familiar fue único en su categoría y a sus competidores les costó muchos años alcanzarlo.

 

Citroën también ha producido una serie de concepts únicos, presentados en salones, orientados al confort de vida a bordo, cuyo perfecto ejemplo es el Citroën Karin de 1980. Este tres plazas con forma piramidal, fabricado con materiales composite, presenta nuevas ideas de almacenamiento, asientos moldeados, y un impresionante consola con interfaz en el volante dotado de mandos táctiles. Ideas ahora generalizadas en los modelos de la marca.

 

Más recientemente, la atención se ha centrado en la ciencia de la ergonomía y la incorporación de configuraciones del habitáculo adaptables en el uso funcional del coche. Los Citroën siempre han tenido éxito entre las familias debido a la impotancia que le dan a este aspecto: familiares polivalentes se encuentran entre los modelos más vendidos de la marca en los últimos años. Tanto los monovolúmenes como los pequeños modelos familiares de Citroën han sido innovadores en muchos aspectos: asientos extraíbles, configuración adaptable de los asientos, respaldos plegables, hasta contar con asientos delanteros giratorios.

 

Mientras que los modelos más grandes de la marca han ofrecido ocho o incluso nueve plazas, los modelos más pequeños, como el ZX y el C2 de 2003, han ofrecido asientos traseros que se  podían deslizar hacia adelante o hacia atrás para conseguir más espacio para l@s pasajer@s o para el equipaje. Inusual en un coche pequeño, el C2 también ofrecía asientos reclinables para l@s pasajer@s traser@s.

 

 

ESPACIO DE ALMACENAMIENTO

 

El espacio de almacenamiento es muy importante para el confort de vida a bordo. A menudo, Citroën ha imaginado nuevas respuestas a la cuestión de la configuración del habitáculo para responder a las necesidades de las familias modernas. Desde bolsas y bolsillos especiales, cajones debajo del asiento, grandes guanteras, y compartimentos superiores de almacenamiento tipo avión, l@s diseñadores/as de Citroen han tratado de ir siempre un poco más allá para ofrecer a las personas más espacios para guardar objetos.

 

Citroën no ha perdido nunca imaginación para reinventar el interior del habitáculo. Una gama de avanzadas soluciones propuestas en los concept cars Citroën se encuentran ahora en los modelos de serie de la marca. Buscar un espacio para la convivencia, uno de los temas predilectos de la marca, se traduce en forma de asientos giratorios para facilitar el acceso y la salida, compartimentos escondidos, huecos de almacenamiento en las puertas y salpicaderos con bandejas y almacenamiento extraíble.

 

Mientras que el Tipo C de 1923 prefiguró el potencial de los pequeños espacios para guardar objetos, otros modelos Citroën interpretaron esta idea proponiendo soluciones inteligentes al tema de la practicidad del habitáculo.

 

El 2CV es un ejemplo, que ofrecía un diseño de habitáculo modular eminentemente práctico, con un espacio de carga totalmente adaptable. El Karin, un concept car expuesto en el Salón de París de 1980, incluía compartimentos extraíbles en las puertas, mientras que muchos modelos de serie presentaban un almacenamiento innovador en forma de guantera. El CX se presentó con una gran bandeja en el salpicadero, mientras que el XM, y muchos otros modelos Citroën desde entonces, fueron equipados con un gran “casillero” extraíble alojado en el salpicadero. Modelos GS posteriores estuvieron disponibles con una guantera desmontable, que se podía añadir al salpicadero o a las puertas, o incluso ser utilizada como maletín. Más adelante, en 2003, el C2 inauguraba un portón trasero que se abría en dos partes, una primicia en su categoría. Un pequeño compartimento estaba situado dentro de la mitad inferior del portón para guardar pequeños objetos y evitar que se movieran por el maletero.

 

Presentado en primicia por un trío de concepts desvelados por Citroën en el Salón del Automóvil de París de 1996, el Berlingo introdujo un nuevo nivel de practicidad de almacenaje. Citroën había presentado estos tres modelos-concepts: el ‘Coupé de Plage’, la ‘Berline Bulle’, y el ‘Grand Large’, para resaltar el espacio de carga de material deportivo (como tablas de surf o esquís), e interiores pensados para las familias con espacios de almacenaje adaptables. Cuando el Berlingo salió a la venta, el modelo de serie se inspiraba en el concept ‘Grand Large’, inauguró el ‘Modutop’, un espacio para guardar objetos bajo el techo. El Modutop conseguía 170 litros de almacenaje extra sobre las cabezas de l@s pasajer@s, perfecto para guardar todo lo que una familia puede necesitar para no aburrirse en trayectos largos.

 

Incluso los detalles más sencillos, como el gancho de bolso en el C4, contribuyen a que los habitáculos de Citroën hagan más fácil vivir el día a día que muchos modelos rivales. Es lo que marca la diferencia de experiencia de poseer un Citroën. Hoy, el almacenamiento de dispositivos digitales y la conectividad son igualmente importantes para las personas.

 

 

 

03 – CONFORT FUNCIONAL

 

Para Citroën, el confort funcional se traduce en la combinación de diseños de habitáculos altamente ergonómicos, con funcionalidades tecnológicas intuitivas y fáciles de usar. En el sector del automóvil, la tecnología cada vez tiene más protagonismo, en algunos casos, en detrimento de un espacio de convivencia. Por el contrario, Citroën n ha dejado de aplicar las nuevas tecnologías al servicio de la facilidad de uso, para aumentar el confort.

 

Reducir el estrés y la fatiga de conducción es desde hace mucho tiempo un objetivo prioritario de Citroën. La marca considera que el verdadero confort reside en aligerar la carga mental de conducción, un aspecto en el que ha tratado de innovar siempre. Hace décadas que Citroën pone el confort en el corazón de la concepción de sus vehículos, y se sitúa en la vanguardia revolucionando dos elementos funcionales fundamentales: el volante y el salpicadero.

 

Citroën fue pionera proponiendo un nuevo concepto de volante en los primeros años del siglo XXI: el volante con mandos centrales fijos del C4, visto también en el C4 Picasso y en el C5. Con la proliferación de tecnologías embarcadas y la tendencia de abarrotar los salpicaderos, muchos fabricantes empezaron a mover los controles al volante. El diseño inteligente de Citroën giró en torno a una parte central fija, con un panel de mandos destacado y de fácil acceso situado en la línea directa de la visión. Mientras los mandos de otros fabricantes giraban con el volante, los de Citroën permanecían estáticos, siendo claramente visibles y más fáciles de usar. Esta innovación también respondía a las estrictas exigencias en materia de seguridad impuestas por la legislación  relativa a los impactos y a los airbags.

 

Citroën tambien usó el volante para introducir otra innovación: los famosos faros giratorios, inaugurados por el DS de 1967, que ayudaban en la conducción nocturna con una mejor iluminación la carretera. Más adelante, en el SM hicieron lo mismo dos de los seis faros hidráulicamente nivelados. Estas luces se presentan en forma de ‘faros inteligentes’ en nuestros modelos actuales, pero fueron introducidos hace mucho tiempo por Citroën para mejorar y facilitar el confort funcional de sus modelos insignia.

 

 

INSTRUMENTACIÓN

 

Los mandos ergonómicos avanzados y una concepción innovadora del cuadro de mandos demuestran el compromiso de Citroën con la funcionalidad, incorporando tecnologías como uan forma de aumentar el confort de la persona que conduce.

 

Los GS, GSA, CX y BX contaban con avanzados mandos ergonómicos y un diseño con botones operados desde un ‘teclado’ para las funciones esenciales, de fácil acceso desde el volante. Los modelos posteriores del GSA y los Citroën Visa tambien introdujeron un panel de control ‘satélite’ único, agrupando los controles principales al alcance de la mano de la persona que conduce. Esto evitaba soltar una mano del volante.

 

El CX fue pionero en el uso de plásticos moldeados para unificar el diseño entre el salpicadero, la consola y el revestimiento de las puertas. Una sorprendente lúnula en forma de nave volante reagrupaba los mandos en media luna en torno al volante. Un diseño inédito, ideado por el escultor, diseñador y artista Michel Harmand, que influyó en el diseño Citroën entre los años 60 y 80. Supuso un nuevo nivel en materia de confort funcional. A medida que fue evolucionando para ser aplicada en otros modelos Citroën, el concepto fue imitado por otros fabricantes de automóviles, al mismo tiempo que la forma del salpicadero cambiaba para incorporar nuevas tecnologías de moldeado plastico en los años 80 y 90.

 

El CX también contaba con un contador de velocidad iluminado único, que hacía aparecer una gran pantalla con la velocidad del coche en una ventana. Así era más fácil para la persona que conducía ver en una mirada rápida la velocidad a la que circulaba que con la aguja tradicional en un dial.

 

El BX, presentado en 1982, representa un paso más en el diseño, tanto en el interior como en el exterior. Cerca del 20% de la carrocería del BX estaba hecha de plástico, y el habitáculo ofrecía una arquitectura en plástico moldeado con el control de las palancas accesible con la punta de los dedos. Con el BX Digit de 1985, Citroën inauguró el primer panel y pantalla digital. De hecho, el BX Digit fue el primer modelo en el mundo que ofreció mandos y señalización digital y pantallas en la consola central, junto con su instrumentación digital con pantalla. Al servicio de la funcionalidad como medio para incrementar el confort, el BX Digit fue un auténtico precursor de los cuadros de mando digitales de hoy.

 

 

INTEGRACIÓN DE NUEVAS TECNOLOGÍAS

 

El compromiso de Citroën con el confort funcional y las innovaciones constantes se encuentra en la ingeniosa distribución de los mandos en salpicadero y en el habitáculo. Contamos entre las innovaciones funcionales de Citroën el hecho de integrar a la perfección las nuevas tecnologias para ayudar a quien conduce e incrementar el confort y la practicidad. Lecciones aprendidas durante décadas de experiencia de la marca contribuyen ahora al desarrollo e integración de la tecnología en los habitáculos de los Citroën contemporáneos.

 

El C6 presentó el primer ‘head-up display’ de Citroën que proyectaba informaciones esenciales por delante del parabrisas para una mejor visión de las mismas. Esta función se ha incluido un muchos modelos recientes, como el SpaceTourer o el C3 Aircross. Citroën democratiza el cuadro de instrumentos totalmente digital en el Xsara Picasso, perfeccionando el concepto más adelenat en un buen número de modelos. Hoy, el C4 Picasso está dotado de una pantalla digital de 12 pulgadas que muestra las informaciones de un modo funcional y confortable.

 

La sencillez en las interfaz hombre-máquina se encuentran actualmente en la gama de modelos de la marca. Las pantallas táctiles retoman las funcionalidades de los smartphones. Conectan a la persona que conduce y a l@s pasajer@s con el mundo exterior, con un dispositivo de fácil uso que duplica las aplicaciones del smartphone gracias a las tecnologías MirrorLink, Apple CarPlay® y Android Auto®.

 

Desde los primeros faros direccionales ‘giratorios’, pasando por la instrumentación en forma de luna, hasta las pantallas digitales actuales, la integración de las nuevas tecnologías en todos los nuevos modelos Citroën responde siempre a una búsqueda de practicidad y funcionalidad.

 

 

04 – CONFORT DE MENTE

 

Como cada vez pasamos más tiempo en nuestros coches, es vital combatir el estrés y la fatiga, mejorando el ‘confort de mente’. En este sentido, Citroën busca conseguir espacios relajados y refinados donde destaque lo ergonómico y lo funcional, filtrando el ambiente exterior. El confort de mente se logra reduciendo la carga mental de quien conduce, combinando ayudas a la conducción inteligentes con el diseño de habitáculos luminosos y espaciosos.

 

Citroën siempre ha priorizado la tranquilidad. Los modelos Citroën fueron los primeros en ofrecer manuales de usuario: en tanto que primer constructor europeo de coches en serie, quería asegurar que el mayor número posible de propietari@s supiera utilizar y mantener sus vehículos correctamente.

 

Si conducir puede ser en ocasiones estresante o aburrido, no hay mejor reconfortante que saber que estás en buenas manos. Cuidar el bienestar mental de quien conduce y de l@s pasajer@s es, desde hace décads, un aspecto fundamental en la búsqueda de confort de Citroën: no solo se trata de prevenir el estrés, sino también de mejorar el agrado de conducción.

 

 

LA LUZ COMO PRIORIDAD

 

La luminosidad y el ambiente del habitáculo son elementos clave que contribuyen al ‘confort de mente’ tal como Citroën lo concibe, con interiores diseñados para aligerar la carga mental de la persona que conduce. La luz puede mejorar la percepción del color en el habitáuclo, transformar los estados de ánimo y mejorar la sensación de calma y de serenidad. Ofrece grandes ventajas tanto al diseñador como a la persona que conduce, especialemente en carreteras congestionadas. El uso de la luz ha definido a los modelos de Citroën desde hace más tiempo del que podamos imaginar.

 

Desde el techo de tela abrible del 2CV, del Dyane y del actual C1 Airscape, al techo ultraadaptable del Pluriel y las aperturas de cristal del techo del Berlingo Modutop, los modelos Citroën siempre han estado bañados por la luz.

 

El DS de 1955 combinaba pilares delgados con una amplia superficie acristalada para llenar el interior de luz, mientras que el GS y el CX estaban dotados de montantes traseros acristalados para alcanzar el mismo objetivo. Más adelante, el XM utilizó trece cristales para alcanzar la mayor luminosidad posible en el habitáculo.

 

El concept car Xanae de 1994 era un monovolumen radicalmente nuevo, que adelantaba la apariencia de los monovolúmenes compactos. El Xanae marcó el uso de un parabrisas alargado y un techo de cristal que permitía a la luz fluir en el interior.

 

En el C4 Picasso, la superficie acristalada de 5,3m3 permitía la entrada de aún más luz en el interior. Los techos acristalados panorámicos también transformaron el ambiente interior de los C3, C4 Picasso, y C4 Cactus actuales. El techo ‘Airscape’ del C1 evoca el agrado y la funcionalidad de los primeros techos de lona del Citroën 2CV y del Dyane. Con amplias zonas acristaladas y amplias aperturas, los interiores de los Citroën más modernos son excepcionalmente luminosos.

 

Con tanta luz en el habitáculo, Citroën ofrece a las personas la posibilidad de elegir materiales de colores suaves y cálidos, y acabados elegantes para distinguir aún más a los modelos de la marca. Años luz por delante de sus competidores, el DS, revolucionario, presentó la primicia de incluir un salpicadero de plástico inyectado, utilizando nuevos colores vivos y materiales de vanguardia en el diseño interior de un coche. Mientras tanto, otros importantes fabricantes persistían en el uso de guarnecidos de metal, madera y cuero, con asientos tapizados, ventanas pequeñas y sistemas de suspensión de láminas.

 

El primer C4 Picasso ofrecía un ‘Pack Lumière’, que incluía toda una gama de efectos de luz en el interior. En los Citroën de hoy también se incluyen luces de ambiente. Perfumadores de ambiente y purificadores del aire contribuyen aún más a la mejora del ambiente.

 

La sensación de volumen y de espacio superior es algo que ha definido a cada modelo Citroën. Adoptando arquitecturas del habitáculo avanzadas e imaginativas, acabadas con materiales más ligeros, Citroën usa la luz y el color para reducir la fatiga y aumentar el confort. El mejor ejemplo, en los últimos años, es el C4 Cactus, que inaugura un estilo interior totalmente nuevo. Cuadro de instrumentos digial, pantalla táctil intuitiva, asientos delanteros tipo sofá, nuevos materiales, y una arquitectura del habitáculo ‘abierto’ supusieron un cambio radical en el diseño interior de los coches, comparable al que suipuso el DS en los años 50. El habitáculo del C4 Cactus fue elegido el ‘Interior Mas Bello’ del año, en 2015, en la 30th edición del  Festival Internacional del Automóvil de París, y recibió grandes elogios por sus formas, la armonía de colores y materiales y su diseño global.

 

 

AYUDAS A LA CONDUCCIÓN

 

El confort de mente también se encuentra en una gama de ayudas electrónicas propuestas en los Citroën actuales. Hay un punto de confianza en la idea de tener un vehículo que está activamente en busca de potenciales peligros, y que está listo para ayudar a quien conduce a evitarlos. En los C4, C5 y C6 de los años 2000, Citroën fue el primer constructor europeo en ofrecer un sistema de alerta de cambio de carril. Con la ayuda de sensores infrarojos que detectan la posición del vehículo en la vía, el sistema hacía vibrar el asiento de la persona al volante para advertirla de que desviaba su trayectoria.

 

El Head-Up Display (HUD), que ahora equipa a numerosos modelos, ofrece a la persona que conduce las informaciones de forma que permite una lectura fácil de las mismas. Para una mayor tranquilidad, está concebida para ser vista sin distraer ni desviar la mirada de la carretera.

 

Toda una gama de ayudas a la conducción está disponible hoy en los modelos Citroën. Por ejemplo, el sistema de frenada de urgencia Active Safety Brake, el regulador voluntario de velocidad, el sistema de vigilancia del ángulo muerto, la ayuda a la salida en pendiente, la ayuda al estacionamiento Park Assist, o los faros inteligentes Smartbean. Estas funciones prestan una valiosa ayuda a la persona que conduce.

 

 

EL NUEVO CONCEPTO DE CONFORT DE CITROËN

 

Los modos de conducción están cambiando en todo el mundo. Con el incremento del número de coches en las carreteras, los trayectos son cada vez más fragmentados y los incidentes ligados a nervios al volante son frecuentes. Al mismo tiempo, con la proliferación de nuevas tecnologías embarcadas, la persona que conduce debe mostrar su capacidad para hacer varias cosas a la vez. Con la llegada de coches semiautónomos y totalmente autónomos, que asoman en el horizonte, el confort nunca ha sido tan importante.

 

Citroën ha buscado siempre desarrollar vehículos confortables, tanto para quien conduce como para el resto de pasajer@s.  Aunque la marca se acerca a su centenario, esta filosofía sigue animando el desarrollo de sus modelos. Las personas esperan una acogida cálida cuando abren la puerta, y quieren acceder a herramientas digitales en sus desplazamientos. Estas tecnologías no solo tienen que estar perfectamente incorporadas sin ningún fallo, sino que también deben ser fáciles y seguras de utilizar, sin que supongan un peligro. Las innovaciones deben optimizar el confort físico en el vehículo, manteniendo el placer que supone para tant@s automovilistas conducir su coche en su carretera favorita.

 

Las nuevas tecnologías, las técnicas modernas de producción y los diseños innovadores han jugado un papel fundamental en el desarrollo del confort por el que se conoce a Citroën. Hoy, ‘confort’ no se refiere solo al confort físico de la persona que conduce y de l@s pasajer@s. El desarrollo de vehículos autónomos situará al confort en un nuevo nivel de importancia para aquellos que solo conducen por motivos prácticos, para trasladarse de un punto A a un punto B. Por ello, la filosofía de Citroën se centra tanto en ofrecer una mayor tranquilidad a es@s conductores/as como a aquell@s para los que conducir siempre es un placer, optimizando el agrado de conducir en todo tipo de carreteras.

 

Según avanza el siglo XXI, el programa Citroën Advanced Comfort® se dirige a ambos tipos de personas, asegurándose de que el confort siga siendo un elemento clave en el ADN de la marca en las próximas décadas.

 

 

 

PUNTOS CLAVE

Aspectos destacados de las innovaciones de Citroën en temas de confort

 

  • Incomparable aislamiento sonoro y de las vibraciones para l@s ocupantes
  • Suspensiones revolucionarias para asegurar la máxima estabilidad y confort
  • Tracción delantera para asegurar el agarre a la carretera y un mayor aprovechamiento del espacio
  • Asientos y habitáculos habilmente diseñados por especialistas
  • Sistemas de instrumentación ergonómicos únicos en su género: mandos ‘satélite’, instrumentación inteligente, y cuadro de mandos en torno al volante con forma de luna
  • Empleo de nuevos materiales en el habitáculo
  • Las ventajas de la aerodinámica y sus funciones en el interior, así como en el confort y seguridad de l@s pasajer@s
  • Neumáticos y ruedas especiales, asociados al diseño de la suspensión
  • Desarrollos acústicos y aislamiento del interior que crean la sensación de estar en una capsula
  • Desarrollos electrónicos 'adaptativos' de la suspensión hidroneumática
  • Avanzadas nuevas tecnologías de suspensión no hidroneumática que ofrecen la clásica calidad de marcha Citroën con un menor coste y menos complejidad
  • Nuevos sistemas de confort interior con estructuras, materiales, acabados y colores personalizables
  • Empleo de la luz y de superficies acristaladas para crear nuevos efectos y un nuevo ambiente en el interior
  • Sistemas digitales, de conectividad y ayudas de información para lapersona que conduce
  • Ingeniosas configuraciones de los asinetos, ultramodulares
  • Los elementos de las innovaciones estructurales y técnicas

 

 

    Contacto

    El objetivo de tratar sus datos personales, es poder ofrecerle el servicio y/o producto solicitado. Sin embargo, puede aceptar las finalidades que necesite marcando la casilla correspondiente y clicando en el botón ENVIAR.

    Enviando

    (*) Campos obligatorios